Comenzamos

martes, julio 19, 2016

A mi modo. Fiebre y compasión de los metales de María Ángeles Pérez López

No sé si sé, no sé si puedo, no sé si sé y si puedo. No me atrevo, o tal vez sí. Cuestión de memoria metálica o sesuda, cuestión de días azules y fraguas donde se despeina el oro en gajos metálicos. Cuestión de cariño, cuestión de amistad. La poesía de María ángeles no es material, es metálicamente compasiva que baja por los cerros y los ríos de Salamanca. La poesía de María Ángeles es metal en forja. Metal en vida, mineral en sangre y en la tinta que invade la impertérrita voz del verbo. Mineral que fluye sobre el papel. Alambre que choca con la estrofa o mineral que invade la plantilla de acero del verbo. Es cuestión de versos suaves, simbióticos con la tierra y el aluminio. Es cuestión de ser o no ser un libro grande, elegante y terco que a ama a las rosas como se ama así mismo. Mineral con fiebre y compasivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario